Caja con carpeta a juego para guardar recuerdos.


   Antonio acaba de cumplir ochenta años y eso no es nada porque como él bien dice " él ha firmado hasta los ciento veinte.....". Tiene una vida llena de recuerdos y esta caja con carpeta a juego van a servir dos de los que él considere más preciados: un título de contable conseguido cuando apenas era un adolescente de catorce años y un libro.


   La carpeta en la que se guarda el título está hecha en Buckram gris plomo con un fragmento de un papel de facturas de Cavallini. Dentro se ha recubierto de un papel especial de restauración que protegerá el documento, bastante frágil tras tantos años.


  La caja se hizo en el mismo tejido, con una doble placa con su nombre y en el interior se forró con el mismo papel que se puso en la portada de la carpeta. En el fondo de la caja dos balizas impiden que la carpeta caiga sobre el libro.